Perros y niños: lo que sí y lo que no hay que hacer

Nov 26, 2019 by

Perros y niños: lo que sí y lo que no hay que hacer

Adoptar un animal de compañía, como puede ser un perro, en una familia donde hay niños pequeños puede ser una gran experiencia. Pueden crear un vínculo muy especial y ser grandes compañeros de vida. Crecer junto a un perro ayuda a que el niño aumente su autoestima y desarrolle sus capacidades sociales.

Como en toda casa, serán necesarios normas ya que será necesario educar al perro. El niño debe colaborar y formar parte de esa educación. Aunque suene divertido hay que evitar que el niño se convierta en el cómplice de las travesuras de nuestro perro. Por otro lado, el animal también debe aprender a respetar a las personas con las que convive, especialmente el niño, para no hacerle daño.

El niño debe asumir responsabilidades

Una parte muy importante para la relación de un perro con su niño es que este se ocupe de parte de las responsabilidades que conlleva una mascota. Esto ayudará a reforzar el vínculo con el animal de la manera correcta y ayudará a que nuestros pequeños aprendan el sentido de la responsabilidad.

perros y niños

Por ello es necesario que se implique en aquellas tareas de las que se pueda encargar según su edad y responsabilidades. Cuando son más pequeños podrán ocuparse de la comida y del bebedero. Según vayan creciendo podrán ocuparse de los paseos y de los baños.

Es necesario que el niño conozca y respeta los límites que se le han impuesto al perro para la buena convivencia en el hogar. Esto ayuda a la vez a la educación del niño, que será consciente y conocerá la necesidad de la existencia de los límites.

El perro deberá respetar al niño

En esto deberemos ayudar a nuestro pequeño para que aplique correctamente las ordenes y hacer que nuestro perro las obedezca. La mascota deberá obedecer y entender las órdenes vengan de nosotros o de nuestros hijos.

Perros y niños, una relación especial

perros y niños

Todo esto no debe ser impedimento para exista un espacio propio en la relación del niño con el perro. Seguramente se establezca una relación mutua de cariño y fidelidad. Además ayudará al desarrollo emocional de nuestro hijo. El niño aprenderá el respeto a los animales y se verá reforzado en su autoestima. Siempre tendrá un animal al que querrá incondicionalmente.

Desarrollo emocional del niño o niña

Ese grado de autoconfianza que adquiere el niño o niña gracias al perro verá su reflejo en la relación con otras personas. El niño sentirá el apoyo emocional necesario para romper su timidez y aprender los valores de la amistad y el compañerismo. Además, conectarán de manera natural con aspectos de la realidad como la vida y la muerte.

Otra de los aspectos a vigilar es el procesamiento que hace de la agresividad y la frustración con nuestro perro. El cariño del perro puede ayudar a que nuestro pequeño pueda tratar estas situaciones de una manera más ligera. Sin embargo, hay que prestar atención para evitar que el animal sea víctima de posibles actos violentos de nuestros hijos.

El respeto al perro se deberá enseñar a los niños desde un primer momento. Cuando son muy pequeños es posible que no sean conscientes y den tirones o manotazos al animal. Desde esa temprana edad se debe enseñar el valor del respeto a la vida y deberá ser supervisado por los adultos durante todo el crecimiento del niño. Sobre todo, si el perro es especialmente pequeño o frágil. Será importante que desarrollen la empatía.

perros y niños

De acuerdo con un estudio realizado por la revista “Pediatrics”, los niños criados con perros son más saludables. Según el estudio realizado en Finlandia estos niños “tienen menos infecciones de oído y necesitan menos antibióticos” según palabras del pediatra Elija Bergroth. Como puedes comprobar crecer con perros tiene muchas ventajas.

Related Posts

Tags

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =