Gato persa: todo lo que necesitas saber

Abr 1, 2020 by

Gato persa: todo lo que necesitas saber

Origen

El gato persa es una de las razas más populares y queridas de todo el mundo, pero su origen es comúnmente desconocido ya que, en realidad, el gato persa tal y como lo conocemos en la actualidad proviene del cruce entre dos razas más antiguas.

Su primera aparición en Europa se remonta al siglo 17 cuando Pietro della Valle, un viajero y aventurero italiano, trajo algunos ejemplares de gato de pelo largo desde Persia, de ahí su nombre. Posteriormente, el astrónomo francés Nicolas-Claude Fabri de Peiresc, adquirió gatos de Angora, otra raza de gatos de pelo largo, pero esta vez procedentes de Turquía. Fue el cruce entre estas dos razas en el siglo 19 lo que permitió el nacimiento del actual gato persa.

Carácter

La personalidad del gato persa es generalmente tranquila y cariñosa. Debido a que desde sus orígenes se ha criado en espacios interiores no suele tener instinto de salir a cazar, sino que es más probable que estén la mayor parte del tiempo tumbados. Además, en su tiempo de descanso es cariñoso, por lo que no te debe extrañar si se acerca para tumbarse a tu lado o en tu regazo. Por ello, es recomendable que el gato persa viva en hogares en el que tengan mucha compañía ya que requieren de mayor atención que otras razas. Siempre que su dueño esté con él será feliz.

En cuanto a su trato con los niños, los gatos persas serán siempre amigables si la relación con ellos se limita a acariciarlos y tener un contacto relajado, es decir, no suelen estar demasiado dispuestos al juego con los niños o a que se les coja o mueva bruscamente. También hay que tener en cuenta que sus maullidos no son frecuentes, por lo que para entender sus expresiones debemos fijarnos principalmente en sus miradas.

No obstante, es recomendable que en casa dispongan de un rascador y algún juguete porque, aunque trepar y jugar no esté entre sus opciones preferidas, el gato persa tiene el instinto de rascar sus uñas y de pasárselo bien.

Cuidados

El gato persa requiere más cuidados que otras razas.

Es necesario cepillar su pelo diariamente para evitar que formen nudos y eliminar el pelo suelto. Además, bañarlos con cierta frecuencia también puede ser conveniente, por lo que es recomendable acostumbrarlos desde que son pequeños.
Por su fisionomía, es frecuente que el gato persa necesite ayuda para limpiarse la zona ocular y nasal ya que lagrimea con frecuencia. Para ello, podemos utilizar un pañuelo húmedo.
Es recomendable evitar el uso de perfumes o productos similares cerca de tu gato persa ya que su aparato respiratorio es bastante delicado y podría causarle problemas.
Por último, limpiar y revisar sus uñas y dientes también es conveniente.

Dieta

La alimentación del gato persa, al igual que la del resto de los gatos, debe contener una alta cantidad de proteínas. Una alimentación de calidad le ayudará además a evitar tragar excesivas bolas de pelo. Por otro lado, es recomendable que mantenga una dieta equilibrada ya que esta raza tiende a tener problemas de obesidad, por lo que es importante no darle más comida de la recomendada.

También es importante saber que la comida húmeda es más fácil de ingerir para ellos ya que por la forma de su cara hacen uso principalmente de la lengua para comer, por lo que les facilitará el proceso.

Y por supuesto, si tienes alguna duda sobre cualquier aspecto relacionado con tu gato persa, no dudes en acudir a tu veterinario.

Related Posts

Tags

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − seis =