Consigue que tu perro no tenga miedo a ruidos estridentes

Mar 10, 2017 by

Pie grupo maya  facebookA la vuelta de la esquina tenemos festividades donde los petardos y el ruido se hacen cuotidianos; porque no hay Fallas, Pascua, fiestas de pueblo, etc.  que se celebren sin pólvora o petardos. Todo esto es una de las cosas que más perjudica y asusta a los perros, pudiendo llegar a causarles una fobia por ello.

Los miedos de los perros a los ruidos fuertes, truenos o cohetes pueden ser causa de una falta de habituación desde sus primeros meses de vida, una sobreprotección por parte del dueño cuando se experimentan estos ruidos –porque, frente a estos ruidos fuertes, se tiene que reaccionar como si nada-, o por una experiencia que ha causado un trauma con anterioridad, entre las principales causas.

El miedo que pueden experimentar los perros a los cohetes es normal, por la sensibilidad de su oído, pero ese temor se convierte en grave cuando no se trata y llega a convertirse en fobia. Un pavor que puede desencadenar en taquicardias o hiperventilación.

La pregunta que más nos podemos hacer es: ¿qué hago frente a esto? Los primeros comportamientos que tenemos que evitar es intentar calmar exageradamente a nuestro perro mediante caricias, ya que nuestra mascota relaciona que este fuerte ruido es símbolo de peligro. Además puede que el perro, por instinto, busque un lugar donde esconderse y sentirse seguro. Esta reacción la tenemos que respetar y no intentar sacarlo, como si es posible también aislar como sea posible el habitáculo para reducir en ese momento el máximo ruido.

Lógicamente una de nuestras principales acciones es estar tranquilos y no mostrar un estado de nervios ya que el perro lo puede notar. Mejor demostrar un comportamiento de tranquilidad y como que es habitual ese sonido. Este es el primer paso para curar el miedo de nuestras mascotas a los cohetes; y el siguiente, aunque cueste mucho trabajo y paciencia, es la habituación a este ruido. Una de las actuaciones para empezar es grabar un CD con ruidos de cohetes, petardos, tormentas, etc. para ponerlo en casa, empezando con un sonido bajo para ir aumentándolo progresivamente y conseguir que el perro se habitúe. Si comienza a sentirse nervioso deja de subir el volumen, pero siempre debes actuar como si no pasara nada.

Con paciencia puede conseguir que su perro conviva con total normalidad en casos con ruidos extremos. ¡Es posible!

Related Posts

Tags

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + uno =